Saltar al contenido
Gases Nobles

Lluvias de Helio en Júpiter

Júpiter es el planeta mas grande del sistema solar, este planeta siempre nos a tenido fascinados. Pues un estudio reciente demuestra que aquí en júpiter existen lluvias de Helio y Neón.

El principio de las investigaciones

Un estudio reciente sugiere que las gotas de helio líquido que caen sobre Júpiter podrían explicar la extraña falta de neón en el planeta en su atmósfera.

El gas noble neón, un gas escaso en el reino superior de la atmósfera de Júpiter, puede ser expulsado de su ubicación original mediante la combinación con helio condensado y luego llover a niveles atmosféricos más bajos en el gigante gaseoso, según el equipo científico que se encuentra detrás del estudio.

¿Cómo se genera la lluvia?

“El helio se condensa inicialmente como una neblina en la capa superior, como una nube, y a medida que las gotitas se hacen más grandes, caen hacia el interior más profundo”. Dijo Hugh Wilson, un becario postdoctoral en la Universidad de California en Berkeley y coautor del nuevo estudio.

El neón, que se mezcla fácilmente con el helio, se disuelve en las gotas de lluvia de helio, y juntos caen al interior de Júpiter. Wilson y su colega Burkhard Militzer, profesor asistente de astronomía en Berkeley, utilizaron simulaciones por computadora para predecir el vínculo entre la neón perdida de Júpiter y la lluvia de helio.

Sin embargo, Militzer señala que el concepto de lluvia tal como lo entendemos en la Tierra es una analogía imperfecta del proceso de lluvia de helio en Júpiter.

Por un lado, las gotitas de helio se forman a una distancia de aproximadamente 6,000 a 8,000 millas (10,000 a 13,000 km) debajo de las cimas de las nubes de hidrógeno de Júpiter en condiciones extremas. A esta distancia, la presión es de uno a dos millones de veces la presión atmosférica en la Tierra, y las temperaturas alcanzan aproximadamente 9,000 grados Fahrenheit (aproximadamente 5,000 grados Celsius).

Por que se da la falta de Neón

Bajo tales condiciones, el hidrógeno se convierte en un metal conductor, pero el helio no lo hace. En cambio, el helio se separa del hidrógeno metálico y forma gotitas, como gotas de aceite en el agua. La lluvia resultante consiste esencialmente en gotitas de helio líquido mezcladas con el neón que cae a través de una atmósfera líquida de hidrógeno metálico.

A medida que caen esas gotitas, las capas superiores del planeta se agotan tanto de helio como de neón, lo que concuerda con las concentraciones medidas que registran niveles bajos de ambos elementos dentro de la atmósfera rica en hidrógeno de Júpiter.

La inspiración para la investigación de Militzer y Wilson provino de los descubrimientos del agotamiento de los neones realizados por la sonda Galileo que descendió a través de la atmósfera de Júpiter en 1995. Antes de ser aplastada por la inmensa atmósfera del Planeta, se registro mediciones de temperatura, presión y abundancia.

La lluvia de helio también se ha propuesto para explicar el excesivo brillo y la temperatura de Saturno.

En este caso, los científicos piensan que la lluvia de helio que cae libera calor, lo que explicaría las temperaturas más cálidas.

Las predicciones de Militzer y Wilson, que se detallarán en la edición del 26 de marzo de Physical Review Letters, ayudarán a refinar los modelos del interior de Júpiter, además de promover el campo de investigación relacionado con el modelado de interiores planetarios.

El estudio también proporcionará información relevante en la misión Juno de la NASA a Júpiter.

Lluvias de Helio en Júpiter
5 (100%) 1 vote[s]